Cirugía anorrectal

Cirugía anorrectal

La cirugía anorrectal se da en el músculo del esfínter anal para corregir una fisura anal.

¿Qué es una fisura anal?

Una fisura anal es un desgarro en el delgado y delicado revestimiento del ano o parte baja del recto, que causa dolor durante los movimientos intestinales. Esta es causada por pasar contenido fecal grande o duro, diarrea constante o durante labor de parto. En algunos casos, puede ser por la enfermedad de Crohn, una enfermedad inflamatoria del intestino y fístula cercanas al ano.

 

¿Qué causa una fisura anal?

Ciertos esfuerzos físicos, como la labor de parto o diarrea constante pueden generar un desgarro en el revestimiento del ano, provocando una fisura anal, cuyo dolor puede permanecer por horas e incluso provocar que se intente evitar ir al baño. La fisura anal expone al músculo alrededor del ano y puede causar espasmos musculares en el esfínter anal, estos espasmos causan dolor y provocan un agrandamiento en la fisura. Del mismo modo, los movimientos intestinales causan dolor prolongado en esta. Se considera fisura anal aguda si ha ocurrido recientemente o no llega a las 6 semanas. Si la fisura supera las 6 semanas o hay reincidencia de una fisura anal aguda, será considerada fisura anal crónica. En caso sea una fisura crónica, esta puede ser síntoma de alguna otra condición, como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa.

¿Cuáles son los síntomas?

En caso presente una fisura anal, puede sentir una sensación de desgarro en dicha área durante los movimientos intestinales; además puede presentar:

  • Herida visible en el ano
  • Dolor durante los movimientos intestinales (excreción)
  • Sangre en papeles o toallas utilizadas
  • Sangre en la superficie de asientos
  • Sangrado que tiñe o decolora el agua del inodoro
  • Descarga fecal con mal olor

Probables indicios de fisura crónica:

  • Dolorosos movimientos intestinales sin sangrar
  • Picazón e irritación en la piel que rodea el ano
  • Marca de piel al final de una fisura

Las fisuras anales agudas pueden darse también en bebés y son una de las más comunes causas de sangrado rectal en niños pequeños.
Indicios de fisura anal en niños:

  • Llanto durante los movimientos intestinales (excreción)
  • Sangre en superficies de asientos o en pañales sucios
  • Herida visible en el área anal

¿Cuál es el tratamiento?

Lo recomendable es que visite a un médico especialista y no se automedique. Las fisuras anales suelen curarse de forma natural en un periodo de entre 4 a 6 semanas y el tratamiento consiste en incluir más fibra en la dieta, uso de laxantes (excepto en caso de diarrea) y aplicación de cremas en la zona afectada. Sin embargo, en caso la fisura haya estado activa durante un tiempo mayor a 6 semanas, sin respuesta a tratamiento, el especialista podría optar por realizar una cirugía anorrectal, también llamada esfinterotomía, realizando un pequeño corte en el músculo del esfínter anal, para liberar la presión, reducir el dolor y curar definitivamente la fisura.

RESERVE SU CONSULTA