Cirugía de hernia y pared abdominal

Cirugía de hernia y pared abdominal

¿Qué es el abdomen?

El abdomen es el espacio del cuerpo entre el tórax y la pelvis, protegido por un tejido delgado y resistente llamado “fascia”. El abdomen contiene todos los órganos digestivos, sujetos por los tejidos de conexión (mesenterio), que los permite expandirse y deslizarse uno contra otro.

 

¿Qué es una hernia?

Una hernia ocurre cuando un órgano o tejido graso ejerce presión sobre un punto débil de un músculo circundante o fascia. Los tipos más comunes de hernias por su ubicación son:

  • Inguinal: ingle interna. El intestino o la vejiga sobresale de la pared abdominal o en el canal inguinal. Suele ocurrir en hombres debido a la debilidad natural de la zona.
  • Incisional: resultante de una incisión. El intestino presiona a través de la pared abdominal al lugar en que fue realizada una cirugía previa. Este tipo de hernia es más común en adultos mayores o personas con sobrepeso.
  • Femoral: ingle externa. El intestino entra al canal femoral. Esta hernia es más común en mujeres, ya que tienen la pelvis más amplia.
  • Hiatal: parte superior del estómago. La parte superior del estómago presiona el hiato, una cavidad en el diafragma por la que pasa el esófago.
  • Umbilical: en el anillo umbilical. El intestino delgado pasa a través de la pared abdominal, cerca al ombligo. Es común en recién nacidos y suele afectar a mujeres obesas o que han tenido muchos niños.

¿Qué causa una hernia?

Las hernias son causadas por una combinación de presión y una abertura o debilidad muscular o de la fascia, esta presión empuja un órgano o tejido a través de la abertura o punto débil. En algunos casos, la debilidad muscular está presente en el nacimiento, aunque es más frecuente que aparezca a lo largo de la vida.

Todo lo que genere un incremento en la presión del abdomen puede causar una hernia, incluyendo:

  • Cargar objetos pesados sin estabilizar los músculos abdominales
  • Diarrea o estreñimiento
  • Tos o estornudos frecuentes

Adicional a esto, la obesidad, mala nutrición y el tabaquismo pueden debilitar los músculos e incrementar las posibilidades de tener una hernia.

¿Cuáles son los síntomas?

En caso de tener una hernia inguinal, incisional, femoral, o umbilical, los síntomas que puede presentar son:

  • Evidente hinchazón bajo la piel del abdomen o ingle, puede desaparecer al recostarse
  • Sensación de pesadez en el abdomen, a veces puede presentar estreñimiento o sangre en las heces
  • Incomodidad en el abdomen o ingle al levantarse o flexionar

Si presenta una hernia hiatal, los síntomas pueden incluir acidez estomacal y dolor en la parte superior del abdomen. En caso usted:

  • Sospeche que tiene una hernia
  • No pueda regresar la hernia al lugar en que se encontraba
  • Sabe que tiene una hernia y presenta dolor, náuseas y vómitos, o no puede evacuar o pasar un gas Comuníquese de forma inmediata con un médico especialista, ya que podría presentar una obstrucción o estrangulamiento de algún órgano.

¿Cuál es el tratamiento?

Lo recomendable es que visite a un médico especialista y no se automedique. En bebés, las hernias umbilicales se solucionan de forma natural en alrededor 4 años y no requieren cirugía.

En adultos, el médico podría recomendar usar un corset o faja para ejercer presión sobre la hernia y mantenerla en un lugar; sin embargo, esto es sólo en caso que no se pueda realizar una cirugía o para dar un alivio temporal previo a la cirugía. Utilícese solo bajo supervisión médica ya que podría ser perjudicial y esconder signos de estrangulamiento.

En general, el tratamiento se realiza mediante cirugía laparoscópica, que consiste en el cierre del defecto herniario, ya que el principal riesgo es la estrangulación de un órgano, que puede desencadenar en obstrucción, infección, gangrenación o perforación interna, entre otros.

RESERVE SU CONSULTA