Si una hernia no es tratada a tiempo, puede generar una serie de complicaciones para la salud y hasta causar la muerte del paciente, según informó el Centro de Cirugía Digestiva de Lima.
 
Héctor Shibao, director del centro mencionado anteriormente y cirujano general del Hospital Arzobispo Loayza, indicó que las hernias casi siempre necesitan cirugía y en algunos casos, la cirugía es de urgencia, ya que el aumento de tamaño vuelve más dolorosa a la hernia y además, dificulta su tratamiento.
 
No todos los pacientes que tienen algún tipo de hernia, acuden al médico para tratarse, ya que creen que estas se curan con el tiempo y que la cirugía para tratarlas es dolorosa y molesta.
 
El especialista señaló que, la hernia es un defecto en la pared abdominal que provoca el brote de una parte del contenido abdominal, ya sea en forma de grasa o hasta el intestino. A medida que pasa el tiempo, pueden estrangularse afectando el flujo sanguineo del área, por lo que requerirá atención médica de inmediata.
 
Shibao indicó que si bien las hernias no desaparecen por sí solas, el tratamiento no es complicado, ya que la cirugía para estos casos ha ido mejorando con el paso del tiempo, tanto que permite al paciente regresar a sus quehaceres cotidianos después de una semana de haberse sometido a la cirugía.
 
Además, señaló que existen hernias que no presentan síntomas, pero en caso de presentarse pueden ser molestias y un dolor asociado a un abultamiento en el área del abdomen, el ombligo o la ingle. De allí que adopten el nombre de hernia inguinal, umbilical , epigástrica o incisional. También informa que la aparición de una hernia puede ser repentina o gradual.
 
Existen casos, donde una hernia ha presentado síntomas como malestar general, sensación de peso y dolor por obstrucción o estrangulamiento del órgano apretado, comprometiendo los vasos sanguíneos, causando destrucción de los tejidos, por lo que se recomienda una intervención quirúrgica de inmediato.